Reseña Historica

 

 

Los antecedentes de Petróleos Paraguayos se remontan desde una época decisiva en la historia paraguaya. Concretamente, en la década de los años 50 las empresas transnacionales ESSO y SHELL (1957) se dedicaron a la provisión y distribución de combustibles en el mercado nacional. En ese contexto, se dieron trazos de intenciones de potenciar la presencia del producto en Paraguay a través de empresas nacionales que en ese momento experimentaban un despegue irreversible.

Los logros se hicieron sentir a partir de la década del 60 que exhibe con claridad una suerte de despegue en el que afloran por sobre todo la agricultura mecanizada, la agroindustria, las probabilidades energéticas de la electricidad, la ganadería de proyecciones sistematizadas y la mirada hacia la exploración, explotación y comercialización de hidrocarburos.

Los hechos no pudieron soportar la postergación pues se hicieron sentir las negociaciones, el Estado Paraguayo con el otorgamiento de una concesión por 15 años a la Bolivian Oil Company (BOC). La idea apuntó a la concreción de la instalación y explotación de una Refinería de Petróleo en el territorio nacional. La capacidad proyectada fue de 5.000 barriles diarios, inicialmente. El acuerdo, que resaltaba por su envergadura, se sustentó en la Ley Nº 847 del 18 de setiembre de 1962.

Un año después se iniciaron las obras de construcción que culminaron en 1966. Una empresa de origen norteamericana estuvo a cargo de la fiscalización, las pruebas de funcionamiento y la puesta en marcha de la primera refinería de petróleo del Paraguay. Concretamente, el 15 de agosto de aquel año, tras la transferencia de los derechos y obligaciones de la concesión, la Bolivian Oil Company. De esta manera nació REPSA (Refinería Paraguaya S.A.) que inicia sus operaciones de manera inmediata. La concesión había concluido en el año 1981. En ese contexto, una cláusula del convenio autorizaba la entrega de REPSA al Estado Paraguayo.

Ese mismo año, por Ley No. 806/80 el Poder Ejecutivo quedaba autorizado para la formación de una empresa mixta a fin de llevar adelante la explotación de la refinería. En poco tiempo por Decreto   No. 22.165/81 se constituye la Entidad de Economía Mixta denominada Petróleos Paraguayos, con un capital autorizado de 5 mil millones de guaraníes, con dicha participación se llega a un capital social de 60% para el Estado y el restante 40% para REPSA.

Sin embargo, antes de un quinquenio, en 1985, el Decreto No. 12.267/85 dispuso la adquisición por parte del Gobierno de las acciones que correspondían a los accionistas privados, quedando el Estado Paraguayo como único propietario de PETROPAR, que se convierte de inmediato en una entidad autárquica, con personería jurídica y patrimonio propio con estas funciones fundamentales: Industrialización del petróleo y sus derivados; Comercialización, transporte y distribución de hidrocarburos y sus derivados; prospección y explotación de yacimientos petrolíferos.

La planta industrial ocupa un predio de 64 hectáreas, sobre la margen izquierda del río Paraguay, en el municipio de Villa Elisa, a 15 Km. de distancia de Asunción. Se crea, además, plantas de almacenajes y distribución de combustibles en Hernandarias (Alto Paraná), que cuenta con 6,5 hectáreas.

La planta de alcoholes que posee Petropar en el distrito de Mauricio José Troche, inició sus operaciones en 1979 y en principio fue propiedad de la Administración Paraguaya de Alcoholes (APAL). En 1989 el Poder Ejecutivo confió a Petropar la operación técnica y administración de la planta. En 1993 autorizó su adquisición y actualmente ocupa 130 hectáreas, sobre ruta pavimentada y a 180 Km. de la capital del país.

La dirección y administración de PETROPAR, de acuerdo a la Ley No. 2.199 del 8/09/03, está a cargo de un Presidente, designado por el Poder Ejecutivo con todas las facultades para cumplir y hacer cumplir las disposiciones de esta Ley, las de otras leyes pertinentes y los reglamentos de la empresa. Su compromiso apunta a establecer normas de dirección y administración; determinar la política y orientación general de la empresa y realizar todas las demás funciones administrativas y operativas que le correspondan por su naturaleza.